La imagen de cada marca depende cada día más de lo que se expone en las redes sociales. Es por ello, que los medios sociales facilitan e incrementan las opiniones y los comentarios generados sobre la marca, sus productos o servicios.

De aquí la importancia de monitorizar qué se dice, conversar con el público y canalizar los mensajes adecuados, gestionando de forma correcta la reputación online.